Saltar al contenido

Mamá no lograba calmar a su bebé y decidió poner un guante inflado encima de la niña

Mamá no lograba calmar a su bebé y decidió poner un guante inflado encima de la niña

Una madre, llamada Melissa Kykstra, no encontraba la manera de dormir a su bebé para ella poder hacer labores de casa, hasta que un buen día encontró una extraña técnica para lograrlo. ¿Cómo lo hizo?

Melissa descubrió que su bebé era muy dependiente de ella y cada vez que Melissa se alejaba, la recién nacida, llamada Olivia, comenzaba a llorar.

Así que esta madre pensó en idear una técnica para que su hija pensara que ella seguía al lado y dejara de llorar, ya que necesitaba atender otras labores domésticas.

La idea de Melissa consiste en inflar un guante de goma de los que se usan en casa para hacer limpieza y colocarlo al lado de la niña. Luego de probar que su técnica había funcionado, Melissa decidió compartir su experiencia con otros padres.

Efectivamente, la niña pensó que su madre seguía al lado de ella y la sostenía con su mano, sin tener idea la pequeña de qué lo que podría estar sujetándola era un guante.

Cuando Melissa dio a conocer el truco en Facebook, otros padres reaccionaron con gracia, mientras que algunos se molestaron.

Entre los comentarios, le decían a Melissa: “Que buena técnica, la usaré con mi niño”, “Ahora sí podré hacer los quehaceres, gracias Melissa”, pero otros padres le expresaron: “Qué loca eres, esto puede ser peligroso”, “Esto es un peligro, si el guante ella la bebé se asustaría mucho más y podría lastimarla”.

La polémica y el debate quedaron abiertos en el grupo para padres, luego de Melissa dar a conocer su truco.

Y tú, ¿qué opinas de esta rara técnica? Gracias por visistar nuestra web esperamos que decidas convertirte en la mejor versión de ti mismo.

Bonus:

Un bebé es un ser humano de una edad todavía muy corta, que no puede hablar ni tampoco caminar. Un bebé recién nacido es un neonato.

El bebé es totalmente dependiente de sus progenitores o tutores, necesitando de su atención para poder satisfacer sus necesidades básicas o para realizar actividades elementales. Ante cualquier necesidad o incomodidad, el bebé llorará para atraer la atención de los adultos.Sin embargo, pueden existir casos en los que por diversas razones (ausencia de la madre por ejemplo) esto no es posible y se debe recurrir a la leche de fórmula.

En uno u otro caso, lo importante es tener claro que el bebé debe ser alimentado cada 3 o 4 horas, inclusive durante la noche.

En el caso de la lactancia, si bien es casi instintivo el reflejo de succión del bebé y la colocación del pequeño al pecho materno, es preciso saber como hacerlo para prevenir que el bebé lastime los pezones de su madre al succionar mal, trayendo como consecuencia que en situaciones extremas, deba interrumpirse la lactancia.

Cuando el bebé es alimentado con leche de fórmula, lo que debe tenerse en cuenta es la higiene y manipulación de los utensilios y de la leche, ya que un mal manejo puede acarrear problemas digestivos al bebé. Deben lavarse muy bien las manos antes, prepararse la fórmula con agua fría, previamente hervida durante unos 10 minutos, y estar todos los utensilios correctamente esterilizados.

Luego de alimentar al bebé, hay que hacerlo eructar, para que expulse el aire que tragó mientras comió, previniendo así gases y vómitos. Para ello, la mamá, papá o adulto a cargo, se coloca un paño limpio sobre el hombro y poniendo al bebé en posición vertical con la boca sobre el paño, se lo deja unos minutos hasta que eructe. Es introducir alimentos aparte de la leche, a partir de los 6 meses es necesario el cambio de alimentación porque el bebé lo va exigiendo y sus necesidades nutricionales van cambiando.

El cambio de alimentación requiere ayuda y paciencia ya que no aceptará el cambio tan rápido. Lo primero es tener control sobre las posibles intolerancias alimenticias, es decir, si algún alimento produce diarrea, estreñimiento u otro tipo de al bebé. Por ello se introduce poco a poco para ir teniendo un buen control. La alimentación diaria depende de la edad, peso y talla por lo que las cantidades las va determinando el mismo bebé.

Credit: Wikipedia